EDITORIALES

UN REFLEJO DE LO QUE NOS UNE

Sábado 26 agosto 2017

Sergio Rico, penaltis y faltas: una cuestión de Física

(Ver foto más grande)

El debate de la portería en torno a Sergio Rico continúa abierto: hace relativamente poco tiempo, cuando el Sevilla le buscaba una salida al joven cancerbero en forma de cesión -con salida y retorno casi garantizados una vez hecho portero- se entrometió el Marqués de Del Bosque, convocándolo para la selección al parecer con el único fin de torpedear la operación de cesión. Tras una sola comparecencia con el combinado nacional y diversas convocatorias para rellenar huecos, y con la llegada de Lopetegui, de él nunca más se supo.

Este verano volvían rumores de que “grandes de Europa” bebían los vientos por el titular de la portería sevillista y, cuando todo indicaba que podía salir, va el Sevilla y lo renueva, con lo que podría estarse de acuerdo siempre que tal decisión viniera de la mano de una cesión donde, al lado de sus grandes virtudes, pulir sus defectos.

Nunca podrá decirse que es un mal portero, jamás se tachará de bluf. Sus virtudes son incuestionables tanto como su principal defecto, el mismo que comparte con los responsables del cuerpo técnico, y en especial con los preparadores de porteros que en el Sevilla han sido y son, y que no es otro que la esperpéntica defensa puesta en liza para defender los golpes francos directos o los lanzamientos desde el punto de penalti.

En su haber como profesional un solo penalti rechazado que, para más inri, acabó en gol un segundo después. Bastaría con haber aguantado la posición centrada en el marco para haber detenido al menos la mitad de los lanzamientos sufridos.

Pero el desatinado problema surge a la hora de situar la barrera y su posterior posicionamiento bajo los palos. La situación vivida en el último minuto del partido europeo del martes ante los turcos no es más que la evidencia de tantos y tantos encuentros: falta al borde del área, nerviosera generalizada en la grada, manos a la cabeza de quienes vaticinan lo irremediable, barrera defendiendo el flanco derecho y cara desencajada de nuestro portero otra vez -sí, otra vez- plantado (más bien atado) a poco más de un metro del palo izquierdo... Si vale más una imagen que mil palabras, la fotografía que encabeza este ensayo lo deja bien claro: en el momento del lanzamiento, la nariz de Sergio Rico estaba a 1,27 metros del palo izquierdo y a 6,05 del derecho.

Todos los presentes augurábamos que, superada la barrera, nos despedíamos de la primera competición continental. Más aún cuando vimos salir delicadamente la pelota del pie izquierdo de Emre Belözoglu... Solo la providencia en forma de palo imantado evitó la debacle. Nuestro portero (imposible llegar a ese balón desde su situación de partida) se limitó a una estirada palomitera de Pulitzer asegurado.

Cualquier técnico en la materia asegurará que esa es la forma: "proteger con la barrera de hombres un palo mientras el portero guarda el otro". Naturalmente, pero cosa bien distinta es la proporcionalidad empleada: Por un lado, si quieres ver salir el balón y tener posibilidades de rechazarlo, dicen los sabios de esto que cuatro componentes mejor que cinco pero nunca seis; por otro, dejar al descubierto e inmaculado más de un 80 % de portería con el único obstáculo de una barrera fácilmente superable es una invitación sutil al lanzador para, mediante un golpeo que no tiene que ser en absoluto intenso, poner el esférico en un lugar lejos del alcance de un portero encadenado al palo más próximo, en un sitio donde por pura física nunca podrá llegar.

Todavía en el recuerdo la final de Varsovia: minuto 45 del primer tiempo y misma situación. Entonces fue el ucraniano Ruslan Rotan (y con toda seguridad su técnico) los que tenían claros los problemas de móviles, los conceptos de la Física del Movimiento (distancia, velocidad, aceleración, parábolas...) que estudiamos en Bachiller: Toquecito superando la barrera para igualar el choque por parte de los ucranianos en una final que, felizmente, nos embolsicamos gracias a Bacca y a una segunda parte portentosa de los nuestros.

Urge un entrenador de porteros. La presencia de Andrés Palop al mando del Sevilla Atlético, como se rumoreó este verano, hubiera supuesto en este otro apartado un plus impagable en forma de puntos y eliminatorias superadas, algo que, a estas alturas, continúa en el alero.

    

Ver "Editoriales" 2005 y 2006   Ver "Editoriales" 2007   Ver "Editoriales" 2008   Ver "Editoriales" 2009   Ver "Editoriales" 2010   Ver "Editoriales" 2011   Ver "Editoriales" 2012   Ver "Editoriales" 2013   Ver "Editoriales" 2014   Ver "Editoriales" 2015   Ver "Editoriales" 2016

 

Miércoles 2 agosto 2017

22 años del 2 de agosto

Mereció la pena luchar

 

22 años ya... más de cuatro lustros. Parece que fue ayer. Pretendían acabar con el Sevilla, pero no contaban con el patrimonio más importante del club hispalense: su afición. Entre cuarenta y cincuenta mil personas se echaron a la calle aquel 2 de agosto para exigir justicia. La cacicada de Jesús Gil, Antonio Baró, Jesús Samper, Ramón Mendoza, Rafael Cortés Elvira y José María García fue abortada por todos y cada uno de los sevillistas, en especial los que se echaron a la calle, con cuarenta grados a la sombra, como un solo hombre (o una sola mujer, como habría que decir ahora).

 

¿Qué sevillista no recuerda aquella siesta agosteña?: ¿Cómo? ¿qué dices? ¡tú estás loco... ! ¡Y tanto que estaban locos! El sevillismo así se lo demostró... ¡Qué grande eres, Sevilla!

 

Ernesto López de Rueda, Javier Tenorio y Enrique fueron los promotores de aquella demostración de fuerza del sevillismo. Aquel mismo día a las 3 de la tarde (cinco horas antes del comienzo y cuando Internet era un absoluto desconocido) presentaron en la Delegación del Gobierno la comunicación de la manifestación convocada. Todo un documento para la historia sevillista:

 

 

Meses después, Ernesto López de Rueda, vicepresidente de Foro Sevillista, plasmó en los capítulos 3 y 4 de su libro "Sevilla hasta la Muerte, El coraje de una afición" el acontecer de aquellos tremendos días en que se forjaron los sólidos cimientos del Sevilla actual: El libro de cabecera del sevillismo en el que se narra la intrahistoria del abortado abordaje del Sevilla F.C. por los invasores madrileños y marbellíes.

 

Una afición en permanente lucha por la independencia de "su" club. Así amamos nosotros ¡Cuánto te quiero, Sevilla!

 

 

    

Ver "Editoriales" 2005 y 2006   Ver "Editoriales" 2007   Ver "Editoriales" 2008   Ver "Editoriales" 2009   Ver "Editoriales" 2010   Ver "Editoriales" 2011   Ver "Editoriales" 2012   Ver "Editoriales" 2013   Ver "Editoriales" 2014   Ver "Editoriales" 2015   Ver "Editoriales" 2016

 

Jueves 20 julio 2017

Comunicado de Foro Sevillista: "Esto es el Sevilla FC"

Hace 22 años el Sevilla FC sufrió la mayor crisis de su historia con el descenso administrativo a Segunda B. El entonces vicepresidente, José María del Nido, se marchó a Eurodisney asegurando al presidente Luis Cuervas que estuviera tranquilo ya que todos los documentos recabados por la Federación para antes del 31 de julio habían sido remitidos con sujeción a las disposiciones vigentes.

Aquella historia, dolorosa para el sevillismo, es sobradamente conocida. Luis Cuervas (q.e.p.d.) aseveró que todo se había hecho con arreglo a las instrucciones del vicepresidente del Nido, que era "el experto y responsable en la materia". Son muchos los que oyeron sus quejas y lamentos privados, abrumado por lo que interpretó como una "trampa" de su ambicioso vicepresidente para desgastarlo y hacer inviable su continuidad al frente del Sevilla FC, lo que, por cierto, acabó consumándose.

Hoy, 22 años después, otra vez maniobras de cariz semejante persiguen desestabilizar a la dirección del club, con argumentos tan endebles como los hechos públicos por su actual vocero y trasnochado enemigo. "Irregularidades" sin chicha ni limoná que pretenden imputar a Castro y de las que él es maestro consumado.

Foro Sevillista, como asociación con personalidad jurídica, nació a raíz de los tristes sucesos de Agosto de 1995, empeñado en que el Sevilla no cayera jamás en manos de desaprensivos o aprovechados. Una vez conseguido su objetivo y lograda la paz social del sevillismo, la asociación se disolvió en mayo de 2000, subsistiendo como agrupación de sevillistas sin personalidad jurídica y manteniendo su web propia.

Acreditado que, por parte de sectores perfectamente indentificables, esa paz social, que con tanto esfuerzo conseguimos, se vuelve a poner en riesgo, Foro Sevillista alerta al sevillismo para que repudie las maniobras desestabilizadoras contra un presidente y su consejo que -con errores- ha conseguido los años más exitosos tanto deportivos como económicos de la historia de nuestro Sevilla, un club hoy tan admirado como envidiado por su solvencia y buena gestión en el mundo balompédico.

Foro Sevillista considera innobles e intolerables los comportamientos por parte de quien gozó de una paz social inmaculada durante su gestión, en la que hizo y deshizo a su antojo, en términos personalistas, dirigiendo al club como si fuera de su exclusiva propiedad. Haría bien el señor del Nido en asumir cuanto antes que esto es el Sevilla FC, motivo suficiente por el que su futuro como dirigente le estará siempre vedado. En consecuencia, solo le resta cesar en sus hostigamientos más o menos evidentes y respetar esa paz social que se ha convertido en la base de nuestro progreso deportivo y de la que hemos disfrutado estos últimos años coincidentes con los que ha permanecido ausente.

    

Ver "Editoriales" 2005 y 2006   Ver "Editoriales" 2007   Ver "Editoriales" 2008   Ver "Editoriales" 2009   Ver "Editoriales" 2010   Ver "Editoriales" 2011   Ver "Editoriales" 2012   Ver "Editoriales" 2013   Ver "Editoriales" 2014   Ver "Editoriales" 2015   Ver "Editoriales" 2016

 

Viernes 3 febrero 2017

Biri Biri más presente que nunca

La imagen del gambiano en cada rincón del estadio

El compromiso de Gol Norte solo es llevar en volandas a los nuestros

El Sevilla FC sorprendió a última hora de ayer a sus aficionados con un comunicado en el que manifestaba que la Comisión Estatal contra la Violencia, en el ejercicio de las competencias que le corresponden por delegación del Consejo Superior de Deportes y del Ministerio del Interior, “ha puesto en conocimiento del club que el Grupo Biris, o Biris Norte, ha protagonizado el suficiente número de incidentes violentos y desordenes públicos como para merecer la calificación de violento”, motivo por el que el club ha decidido “no permitir el acceso al Ramón Sánchez-Pizjuán de ninguna pancarta, bandera, o cualquier otro elemento de animación, que contenga, total o parcialmente, la terminología de “BIRIS” o “BIRIS NORTE”, sus siglas o sus símbolos identificativos”.

Parece claro que todo viene del ya famoso y lamentable suceso de la “Taberna El Papelón” del 22 de noviembre pasado, y del que -todo apunta- la policía y la justicia tienen indicios sobrados de que en el mismo participaron un determinado número de aficionados -y ya exabonados- del Sevilla FC con carnet de Gol Norte, los mismos que vienen haciendo un daño irreparable a la imagen del club.

Hechos igual de graves ocurrieron el pasado sábado en Barcelona sin que la trascendencia en los medios de comunicación haya sido la misma. Tampoco, la intervención de las autoridades ha alcanzado las cotas que se dieron en el asunto indicado, por no mencionar el archivo sin castigo del asesinato de una seguidor deportivista a manos de miembros del “Frente Atlético” que, para colmo, exhibían sus enseñas el pasado domingo en Vitoria sin persecución aparente.

Decía textualmente el pasado martes el diario El Demócrata Liberal: “¿Es que los improperios a una ciudad hermana, o a un club del barrio cercano, por parte de un grupo de descerebrados, no tienen idéntica respuesta en los majaretas de “la otra acera”? ¿Es que los macabros cánticos hacia un deportista tristemente fallecido han desaparecido de las inmediaciones del Manzanares? ¿Es que los tiernos calificativos (“yonkis y gitanos”) que continúan escuchándose en las cercanías de La Castellana son un alegato en contra de la violencia, el racismo, la xenofobia o la intolerancia? Todavía peor: ¿Es que cerca de El Bocho o de La Concha no continúan siendo habituales las prédicas y la exhibición de símbolos proetarras? ¿Es que los insultos e improperios al himno nacional o los cánticos de “independencia” que se escuchan un día sí y otro también en las cercanías de La Diagonal los días de partido, entre el ondear de banderas alegales, están amparados -como afirman sus defensores- en la libertad de expresión y no suponen una ofensa a toda una nación, además de un ataque directo a las leyes que nos rigen?”.

Con esta medida, el Estado lo que hace es solicitar a los responsables del club que desvinculen a la entidad de siniestros personajes, lo cual es tan natural como saludable. Y por supuesto, en ese sentido, hay que respaldar las medidas del consejo de administración. Lo que no puede pretender Antiviolencia es que el Sevilla FC y el sevillismo en su conjunto se desvinculen no ya de un icono de su historia como fue Alhaji Momodo Njle (Biri Biri), el gambiano ídolo de toda una afición, sino también de las emociones que se han gestado en esa grada alrededor de su icono desde hace más de cuarenta años. Biri es una leyenda, un símbolo que no pertenece a grupo alguno, pertenece a todos y Antiviolencia se equivoca matando moscas a cañonazos al pretender expropiar los sentimientos a toda una afición. 

Pero el error, sin duda, llega también de la mano del doble rasero mediático y gubernamental a la hora de enjuiciar los comportamientos incívicos de los seguidores dependiendo del sitio y lugar donde se produzcan y, también de la aparente pasividad del club a la hora de denunciar los acontecimientos similares que se producen en otros estadios. Y es que, llegado el momento, no basta con elevar las quejas y denuncias pertinentes ante los organismos oportunos si los directamente agraviados desconocen esos movimientos.

La advertencia unidireccional de la Comisión Antiviolencia es muy seria: El Sevilla FC, es decir todos nosotros, seremos sancionados gravemente si se permite el acceso al estadio de pancartas, banderas, o elementos de animación que contengan el término “BIRIS” o “BIRIS NORTE”, el único grupo de seguidores de España que tiene por enseña a un negrito de Gambia... para que, encima, se les tache de xenófobo.

Y ahí debe estar la respuesta de la afición sevillista: A título individual pueden usarse las camisetas y símbolos que cada cual considere adecuado pero lo tenemos bien fácil: bastará con que, a partir del próximo partido y cada día en aumento, esté presente en cada rincón del estadio la imagen de Biri Biri, el hombre que inspiró la peña más emblemática del fútbol español y por la que han pasado la inmensa mayoría de los sevillistas de hoy y de siempre. Si la orden es tan irracional como que no puede exponerse la grafía BIRIS, una imagen valdrá más que mil palabras y miles de fotos del gambiano valdrán más que millones de palabras.

Todo ello no obstará para que se reprenda con la mayor de las energías la actitud de los cuatro o cuarenta energúmenos violentos que aún pueblan las gradas de Gol Norte. ¡No deben tener cabida, no tienen cabida en Nervión! Y las gentes sanas de ese sector, la inmensa mayoría, tienen la responsabilidad de que así sea. Pero tienen un compromiso aún mayor echado en falta desde hace ya demasiado tiempo: animar y llevar en volandas a “los nuestros”, el único objetivo pretendido desde su nacimiento allá por 1975. Una ilusionante meta está cercana y nada ni nadie debe desviarnos el punto de mira.

P.D.- Quien tenga que pagar que cargue con sus culpas. Hoy los estadios disponen de medios para individualizar conductas y, por tanto, no se puede sancionar a toda una afición, porque esas medidas, al no ser proporcionales, son injustas y generan, con toda seguridad, el efecto contrario. Mientras tanto: ¡IMPRIMAMOS LA FOTO DE PORTADA EN TAMAÑO A3 Y MOSTRÉMOSLA DESDE NUESTRA LOCALIDAD!

    

Ver "Editoriales" 2005 y 2006   Ver "Editoriales" 2007   Ver "Editoriales" 2008   Ver "Editoriales" 2009   Ver "Editoriales" 2010   Ver "Editoriales" 2011   Ver "Editoriales" 2012   Ver "Editoriales" 2013   Ver "Editoriales" 2014   Ver "Editoriales" 2015   Ver "Editoriales" 2016